TOP
Image Alt

Viajes Sri Lanka

El leopardo de Sri Lanka, una especie endémica que solo habita en esta isla

El leopardo de Sri Lanka es una subespecie que habita únicamente en esta isla. Se lo puede ver en las selvas tropicales, bosques húmedos y zonas áridas de matorral como por ejemplo en el Parque Nacional de Yala y el Parque Nacional Wilpattu. Se le conoce también como leopardo de Ceilán, debido al nombre que recibía la isla hasta 1972. La especie también recibe el nombre de Kotiya (Panthera pardus kotiya) que es el nombre que se le da en el idioma sinhala al tigre, al que en un principio se le confundió con el leopardo y se generalizó su uso por la población.

Según estudios realizados, el leopardo de la India (Panthera pardus Fusca) es la subespecie que se encuentra más estrechamente relacionada con el leopardo de Sri Lanka, por lo que probablemente proceda de esta especie. 

Si bien están en peligro de extinción y hay organismos como Wildlife Conservation Trust que trabaja duro para conservar la especie, los últimos informes determinan que el leopardo de Sri Lanka cuenta con una de las densidades más grandes del mundo en el Parque Nacional de Yala, donde se lo puede ver libremente. Esto se debe a que en estas zonas no tiene que compartir su hábitat con otros competidores dominantes.

 

Los leopardos de Sri Lanka son considerados en general los más pequeños de los “grandes felinos”. Nacen normalmente entre mayo y julio y las camadas suelen ser de dos crías. Las hembras promedian un peso de 29 kg mientras que los machos promedian un peso de 56 kg pudiendo llegar hasta los 77 kg. Tienen un cuerpo esbelto y alargado con patas anchas y robustas. Con respecto a su coloración, el pelaje es amarillo rojizo u oxidado, marcado con los puntos oscuros y rosetas tan característicos de esta especie. Son principalmente arborícolas y nocturnos. Además son cazadores solitarios, con la excepción de las hembras que van con sus crías jóvenes. Además disponen de territorios, aunque se suelen solapar. Se encuentran pequeños territorios de varias hembras solapados con territorios más grandes de machos. 

Hasta la fecha no se ha llevado ningún estudio detallado del leopardo de Sri Lanka, aunque por las observaciones parece ser que estos leopardos son más sociables que los de otras subespecies, y que pueden llegar a alimentarse de grandes búfalos. Esto coloca al leopardo de Sri lanka en la primera posición de la cadena alimentaria en su hábitat. En otras áreas, son superados por leones y tigres.

Se alimenta de animales pequeños, ya sean mamíferos, pájaros y reptiles, y de animales grandes, como monos, jabalíes y ciervos como el sambar. Los leopardos suelen acechar y emboscar a su presa, son cazadores oportunistas, teniendo una amplia variedad de presas y llegando incluso a alimentarse de carroña. En zonas determinadas como el Parque Nacional Yala, los ciervos parecen constituir el mayor peso en su dieta. 

Aunque se les considera animales adaptables, la destrucción de su hábitat natural es una amenaza adicional. El leopardo ha estado amenazado sobre todo por la caza ilegal, perdida de hábitat y la persecución a la que era sometido. Pero a pesar de estas amenazas, es sumamente adaptable a estos cambios y es capaz de vivir en la proximidad de núcleos habitados. 

Fotos: Flickr: GeWa y Dunstad

 

Empieza a disfrutar de tu viaje hoy: apúntate a la newsletter y conocerás historias, experiencias y recorridos singulares por Sri Lanka.