TOP
Image Alt

Viajes Sri Lanka

La energía espiritual en Dambulla ¿Qué podrás ver en cada una de sus cuevas?

El Templo de la Cueva de Dambulla también conocido como el Templo de Oro de Dambulla, se ubica en la provincia Central de Sri Lanka, en el distrito de Matale. Fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1991. El monasterio de la cueva de Dambulla aún funciona y sigue siendo el edificio antiguo mejor conservado de Sri Lanka. Este complejo se remonta a los siglos III y II a. C, cuando ya estaba establecido como uno de los monasterios más grandes e importantes. Dentro de estas habitaciones santuario están representadas muchas épocas del arte y la escultura cingalesa. Las estatuas de Buda tienen varios tamaños y actitudes, una de las cuevas alberga a un Buda de 15 metros de largo. Y otra de ellas tiene más de 1.500 pinturas de Buda cubriendo su techo.

Los habitantes del Sri Lanka prehistórico vivieron en estas cuevas antes de la llegada de budismo a la isla, pues hay sitios de entierros con esqueletos humanos del año 700 a. C., de hace unos 2700 años.

El templo está compuesta por cinco cuevas de tamaños y magnificencia variados. Las cuevas, construidas en la base de una roca de 160 metros de altura en las épocas Anuradhapura (siglo I a. C. a 993) y Polonnaruwa (1073 a 1250), son con diferencia las más impresionantes de los muchos templos en cuevas que se encuentran en Sri Lanka. Se accede a lo largo de una suave ladera en la Roca de Dambulla, ofreciendo una vista panorámica de las llanuras circundantes, que incluye la fortaleza en roca Sigiriya, a 19 km. Con el crepúsculo, cientos de golondrinas caen en picado hacia la entrada de la cueva. 

Las cuevas contienen pinturas y estatuas relacionadas con Buda y su vida. Hay un total de 153 estatuas de Buda, 3 estatuas de reyes cingaleses y 4 estatuas de dioses y diosas. Las últimas 4 son estatuas de dioses hinduístas, dios Visnú y dios Ganesha. Los murales, cubren un área de 2100 metros cuadrados. Las pinturas sobre las paredes de las cuevas incluyen la tentación de Buda por el demonio Mara y el primer sermón de Buda.

En 1938 la arquitectura fue embellecida con columnatas arqueadas y entradas con gabletes. Dentro de las grutas los techos están pintados con intrincados modelos de imágenes que siguen los contornos de la roca. Son imágenes de Buda, varios dioses y diosas y bodhisattvas (los bodhisattvas son seres que buscan la suprema iluminación, no sólo en beneficio propio, sino en el de todos. Es uno de los más importantes principios del budismo).

Se cree tradicionalmente que Valagamba de Anuradhapura es quien convirtió las cuevas en un templo en el siglo I a. C. Exiliado de Anuradhapura, buscó refugio aquí de los usurpadores del sur de la India durante 15 años. Después de reclamar su capital, el rey construyó un templo como acción de gracias. Muchos otros reyes hicieron añadidos más tarde y para el siglo XI, las cuevas se habían convertido en un gran centro religioso, y aún lo son. Nissanka Malla de Polonnaruwa doró las cuevas y añadió alrededor de 70 estatuas de Buda en 1190. Durante el siglo XVIII, las cuevas fueron restauradas y pintadas por el reino de Kandy. Este complejo de cuevas con templos en su interior, es el más grande y mejor conservado de Sri Lanka. Si bien hay 80 cuevas documentadas en los alrededores, las principales son éstas cinco que describimos a continuación. 

Cueva I Devaraja Viharaya (Templo del Rey de los Dioses)

La primera cueva, el “Templo del Rey de los Dioses”, presenta una Buda reclinado de 15 m de longitud labrada en la roca. Ha sido reparada incontables veces en el curso de su historia, y probablemente recibió su última capa de pintura en el siglo XX. A los pies del Buda se puede ver a Ananda, el alumno favorito de Buda, y su fiel discípulo. A su cabeza, en un pequeño santuario que suele estar cerrado, se encuentra Visnú, que se dice que usó sus poderes divinos para crear las cuevas.

 

Cueva II Maharaja Viharaya (Cueva del Gran Rey)

Posiblemente el “Templo del Gran Rey” o “Cueva de los Grandes Reyes” sea la más espectacular de las cuevas. Es la más grande. Mide 52 m de este a oeste y 23 m desde la entrada a la pared trasera; el techo, en su punto más alto tiene 7 m. En su interior se pueden ver 16 estatuas en pie y 40 sedentes de Buda, están los dioses Saman y Visnú, que los peregrinos a menudo decoran con guirnaldas, y finalmente estatuas del rey Vattagamani Abhaya, quien honró al monasterio en el s. I a. C., y el rey Nissanka Malla, responsable en el s. XII del dorado de 50 estatuas, como indica una inscripción en piedra cerca de la entrada del monasterio. 

La estatua de Buda labrada en la roca en el lado izquierdo de la habitación está escoltada por figuras de madera de Bodhisattvas Maitreya y Avalokiteshvara o Natha. Hay también una dagoba y un manantial que a través de una grieta en el techo, gotea agua constantemente (incluso en época de sequía). Se dice que esta agua tiene poderes curativos; la misma es usada en los ritos sagrados. Distintivas pinturas al temple en el techo de la cueva que se remontan al siglo XVIII representan escenas de la vida de Buda, desde el sueño de Mahamaya a la tentación del demonio Mara. Otras pinturas representan eventos importantes de la historia del país.
El nombre de la cueva se debe a dos estatuas de reyes que contiene. A la izquierda, según se entra, hay una estatua de madera policromada de Valagamba, y otra de Nissanka Malla en el interior. La estatua principal de Buda, que en su tiempo debió de estar cubierta de pan de oro, se encuentra bajo un makara torana (arco decorado con dragones), y tiene la mano derecha levantada en la abhaya mudra (posición de protección).  

 

Cueva III Maha Alut Viharaya (Gran Monasterio Nuevo)

La tercera cueva, la Maha Alut Vihara, se dice que es obra del rey Kirti Sri Rajasinha (1747–1782), uno de los última monarcas de Kandy, que en el siglo XVIII adaptó lo que antes era un almacén. El “Gran Monasterio Nuevo” adquirió las pinturas en techo y paredes en el típico estilo Kandy durante el reinado de rey Kirti, el famoso renacentista budista. En la cueva, además de 50 estatuas de Buda, hay también una estatua del rey. 

 

Cueva IV Pachima Viharaya (Templo del Oeste)

 
La cueva del oeste, relativamente pequeña, no es la más occidental del conjunto (lo es la cueva V) El Buda del centro está sentado bajo un makara torana, con las manos en la dhyana mudra (pose meditativa en que las manos forman un cuenco). La pequeña dagoba del centro fue reventada por algunos ladrones que pensaron que contenía joyas de la reina Somawathie.

 

Cueva V Devana Alut Viharaya (Segundo Nuevo Templo)

Esta cueva más reciente se usó en otro tiempo como almacén, pero ahora se llama Segundo Templo Nuevo. Contiene un Buda reclinado, también están presentes deidades hindúes como Kataragama y Visnú.

 

La energía espiritual en Dambulla es palpable y el arte budista que se puede apreciar en este templo rupestre no tiene paralelo en Sri Lanka. Otra cosa que no te puedes perder, son las majestuosas vistas desde la cima de la roca. Consúltanos: info@viajessrilanka.es

Empieza a disfrutar de tu viaje hoy: apúntate a la newsletter y conocerás historias, experiencias y recorridos singulares por Sri Lanka.