TOP
Image Alt

Viajes Sri Lanka

Mihintale, donde floreció el budismo en Sri Lanka 1ª parte

Mihintale no es sólo un pico montañoso cerca de Anuradhapura en Sri Lanka. Los habitantes de la isla, creen que fue el lugar de reunión entre el monje budista Mahinda y el rey Devanampiyatissa, encuentro con el que comenzó la presencia del budismo en Sri Lanka. Ahora es un lugar de peregrinación, y el sitio de varios monumentos y estructuras religiosas.

Cerca de Anuradhapura, a 1000 m de altura, está situada el “Missaka Pabbata”. Es uno de los los principales picos de una cadena montañosa. Geográficamente, la cordillera se compone de tres colinas principales: Ambastala (“meseta del mango”), Rajagiri (“montaña del rey”) y Aanaikuddy (“montaña del elefante”).

La leyenda cuenta que Según Dipavamsa y Mahavamsa, Mahinda llegó a Sri Lanka desde la India el día de luna llena del mes de “Poson” y se encontró con el rey Devanampiyatissa y su pueblo, a los que les transmitió su doctrina. El lugar tradicional donde esta reunión tuvo lugar es reverenciado por los budistas de Sri Lanka. Por lo tanto, en el mes de “Poson”, los budistas hacen su peregrinación a Anuradhapura y Mihintale.

“Mahinda” era el hijo del Emperador. Ashoka de la India. El rey Ashoka se volcó al budismo después de ser inspirado por un pequeño monje llamado “Nigrodha”. El Rey que estaba en gran miseria después de ver la pérdida de la vida causada por sus guerras para expandir su imperio, quedó conmovido por el semblante tranquilo de un monje tan joven. El contacto con este monje supuso un punto de inflexión en su vida y, a partir de entonces renunció a la guerra. Estaba decidido a difundir el mensaje de la paz, para neutralizar los efectos de los daños causados por sus luchas previas. Como resultado, su hijo y su hija fueron ordenados discípulos de Buda, alcanzaron la iluminación y se hicieron arhats.

Desde tiempos antiguos se tallaron un gran número de grandes escalones para subir a Mihintale. Se dice que el rey Devanampiyatissa construyó un vihara y 68 cuevas para los monjes que iban a residir allí. En Mihintale creció poco a poco una serie de viharas budistas, con todos los edificios dependientes característicos de los monasterios de la época.

Al pie de la montaña están las ruinas de un hospital. Allí se han desenterrado un baño médico, una inscripción en piedra y urnas pertenecientes a la época antigua. Entre el hospital y los pasos que conducen a la roca se encuentran las ruinas de un gran monasterio. En el edificio de planta cuadrada, hay hermosas esculturas y balaustradas de piedra. La escalera de acceso tiene 1.840 escalones de granito que llevan a la cumbre. Al final de la primera serie de escalones, en el lado derecho de la llanura, hay un pequeño pico de la montaña. En esta se encuentra el famoso Kantaka Cetiya. Especialistas expertos, afirman que el hospital de Mihintale es quizás el más antiguo del mundo.

En la segunda parte de este post, te contamos acerca de las estupas, cuevas, estanques que encontrarás en este maravilloso lugar de peregrinación. Sigue este enlace: Mihintale, donde floreció el budismo en Sri Lanka 2ª parte 

Empieza a disfrutar de tu viaje hoy: apúntate a la newsletter y conocerás historias, experiencias y recorridos singulares por Sri Lanka.